Industrial erótica y fetiche

Según la Real Academia de la Lengua, fetiche es “ídolo u objeto de culto al que se atribuyen poderes sobrenaturales, especialmente entre los pueblos primitivos”. Después vino Berlanga ofreciendo otro punto de vista del concepto. Más bien el fetiche revisitado del zapato femenino. O el fetiche del vello púbico entorno a una prenda de verano; y así sucesivamente. Casi siempre el fetiche se centra en la mezcla de carnalidad y elementos.

Juan Carlos Quart: “Cuando la materia despierta los instintos del placer estético. La erótica del arte se muestra fugaz”

El atractivo físico del pie deja de serlo cuando no va asociado al zapato y viceversa. Es la unión que crea el cerebro por similitud entre componentes comparados. Sin embargo, cuando no existe dicha asociación y la belleza actúa individualmente el fetiche no siempre se rompe.

 

Michel Piccoli, en Tamaño natural (1973, Luis García Berlanga), siente mayor atractivo por una muñeca que por una mujer de carne y hueso. Es la sublimación de la fantasía por carencia del hecho representado: la mujer. Hasta el punto de que el protagonista reside con su pareja artificial en un mundo real e idealizado pero con componentes fantásticos.

En la tecnología ocurre igual. La belleza de lo inanimado asociadas a lo animado puede devenir en fetiche. Aislados se elimina la parte cognoscitiva y queda asumida por la estética. En este caso sin dialéctica ni ética.

Un caso representativo es el de Harry Bertoia (1915-1978), artista global, que trabajó con joyas, mobiliario, escultura, pintura y sonidos. En el caso de sus sillas, la estética mezcla comodidad con tecnología silemblocks, piezas de goma de extraordinaria resistencia y flexibilidad que sirven de sustento a importantes cantidades de peso. Las sinuosas curvas adquieren rango de fetiche en el momento en que alojan un escultórico cuerpo. Materia y naturaleza unidos por la psicología. harrybertoia.org

El cuero es otro objeto unido a la estética del fetiche. Descontextualizado, es decir, antes de adquirir la forma digna de deseo significa la más absoluta de las nadas. Un trozo de cuero, por si solo, carece de erótica. Sin embargo, el tratamiento por la industria de la moda transformó una prenda de abrigo en un artículo de alto sexapeal asumido por círculos sexuales estéticamente avanzados. Modas y costumbres transforman lo que antes era anónimo en dulce objeto de deseo.

La moda erigió el corsé, los paqueteros bañadores Turbo o los pantalones de campana.

La atracción física muta a tenor de la industria. Por tanto, el fetiche se mueve por parecidas coordenadas.

Cuando el “procés” fue Sealand

Independencia es libertad en un fortaleza Maunsell

Confesiones del Virrey Puigdemont en una fortaleza Maunsell

El relente nocturno todavía acaricia el rostro del recién amanecido Virrey Puigdemont. Es una de esas mañanas en las que uno está llamado a pasar a la posteridad. El exilio en una fortaleza Maunsell lleva al pensamiento vagabundo autónomo del sin tierra, al resurgimiento de la nación sin espacio vital, a la fundación de un Estado aunque sea sin territorio o con él creado a su antojo.


Paddy Roy Bates (1912-2012) y Sealand

Fue monarca en una tierra imaginaria llamada Sealand que decidió ser unilateralmente independiente y verídica. 500 m² de plataforma militar marina que tuvo el insensato objetivo, durante la segunda Guerra Mundial, de evitar la colocación de minas o el disuasorio intento de menoscabar a la armada alemana en los estuarios del Támesis con un mísero cañón de 40 milímetros. Sealand, como territorio, era fundado bajo el acuerdo de todos sus inexistentes habitantes; y en desacuerdo de Gran Bretaña que con sus habituales artimañas diplomáticas consiguió que el artilugio habituado a aguas internacionales pasara a nacionales. Acuñó su propia moneda, el dólar silándico y su propia selección de fútbol. Argumentos imprescindibles, como todos sabemos, para la constitución de un Estado 


Fortaleza Maunsell

Fuerte defensivo flotante. Su misión: prevenir la colocación de minas lanzadas desde aviones alemanes mediante avisos o incluso mediante cañonazos de limitado alcance. El impacto medio ambiental es hoy elevado. En total se construyeron cuatro entre los ríos Támesis y Mersey: Rough Sands, Sunk Head, Tonge Sands, Knock John. En los 60′ las torres fueron ocupadas para hacer periodismo radiofónico pirata. Su titularidad: la Royal Navy 


En el caso del procés la venta del bien común debe hacerse bajo acuerdo de las partes que hicieron la compra. Es un bien común cuya secesión actuaría como extirpación de una de las partes contratantes.

De ahí que el Virrey decidiera fundar su Estado desde la nada; ocupando la tierra sin tierra de una fortaleza Maunsell semejante a Sealand que no fue reconocida pero que tiene su propia selección de fútbol. Hecho relevante para los Pepe Guardiola y los múltiples “doctores que ha dado la iglesia”. Muchas analogías entre Roy Bates y Puigdemont, el primero aristócrata venido a menos, el segundo político venido a más con ansias de posteridad.

El advenimiento de la posteridad acaece en el preciso momento en que se ignora. Mozart, Bach, Brecht, Cervantes, Shakespeare la alcanzaron no por deseo propio sino por mandato del público o del imperioso gusto estético. El artista, como el político, que recapacita diariamente sobre las masas que aclaman su obra están avocados al fracaso. Las páginas de los libros de historia determinarán el espacio destinado a los Virreyes Tarradellas, Pujol, Mas, Puigdemont, Ibarretxe, Garaikoetxea, Ardanza. El Estado de las Autonomías en estado puro; los estadistas en su mejor momento. Espera la posteridad o una sencilla pensión vitalicia que surgió de la ambición del todo o nada. La cárcel es un sencilla apología del mártir que no fue Paddy Roy Bates. Él sí consiguió la secesión. No la buscaba.

El periodista pregonero

Breve historia del periodismo fallido

Hay crisis que perviven en el imaginario desde el preciso momento en que nace la materia. Es el caso de la prensa española. Desde el periodismo primigenio de la Gaceta de Madrid (1697), nacido libre y conquistado por el poder como Boletín Oficial del Estado hasta el periomarketing de Encarna Sánchez en la Cope, nacido en los pingües beneficios publicitarios a golpe de, sin pudor, mezclar actualidad con publicidad. Fusión y confusión.

Entre medias estrepitosos fracasos de proyectos unos politizados como El Sol, no el de Urgoiti de 1917 sino el de Anaya de 1990; Diario 16, que tuvo su mejor época no con Pedro J. sino con el profesor Justino Sinova, el católico Ya, cuya decrepitud llegó de la mano de Antena 3; El Caso, sucesos al puro estilo The Sun que quedó relegado por la prensa del corazón, y un largo etcétera que en la era moderna (sin contar la prensa gratuita) conformaron un incoherente porvenir alumbrado por las numerosas facultades de Ciencias de la Información: fábricas de parados, de vendedores de televisores, teleoperadores y técnicos de telecomunicaciones venidos a más. Eran los 90′

Uno no se hace periodista para ganar dinero, uno se hace periodista para alimentar el ego de triunfos por lecturas. Esa sensación a victoria cuando sabes que te han leído y que se inunda con el tópico periodístico del alcohol.

Uno no se hace periodista para emular a Nieves Herrero en el triste caso de las niñas de Alcasser, no se hace periodista para terminar como el comunicador de raza Jesús Hermida en su programa La Mañana, variedades  para ocupar a amas de casa, en aquel entonces marujas al amparo de las María Teresa Campos y compañía. Perioreality, que dicen hoy.

Como anécdota de este mundo, hace un años, hablamos  de 2014, elaboré un experimento de campo que, como el que no quiere la cosa, me llevó hasta la sede del periódico El País. En la recepción pregunté por su Máster; me hicieron esperar 20 minutos (no es prensa gratuita). Al cabo de ese lapso, a través del frío teléfono, la abigarrada “funcionaria” dijo que toda la información estaba en la web. Imagínese usted si vengo de la Capadocia Ulterior. Pensemos por un momento que no tengo conexión, ni sé qué es una computadora. La señora “funcionaria” cree que la actividad comercial se limita a un escueto “visite nuestra web” Claramente hay un problema de actitud comercial y profesional en la casa de los padres del pensamiento único: Joaquín Estefanía y José Luis Cebrián. La beautiful people de los mejores años de la empresa periodística servil al político avezado.

Más tarde, bajo el paraguas de la crisis del ladrillo, surgieron todo tipo de empresas pseudo periodísticas animadas por el boom de internet o burbuja tecnológica: nacen las punto com. Los portales se suceden: terra.com, Lycos, Yahoo, Aol. La caja registradora de los gurús mass media se pasea por las grandes empresas a golpe de banner de publicidad.

El pelotazo de las punto com: “Aznalonga”

El éxito está asegurado porque el futuro es la información en la pantalla, multimedia fácil, e-mule para delinquir sin ir a la cárcel, el adiós a los derechos de autor. Villalonga, brillante en Telefónica, marcha a Miami para construir el paradigma digital. De aquello solo queda Terra Brasil: terra.com.br. El mismo pelotazo del ministro Solchaga cuando afirma que España es el país donde más rápido se puede hacer dinero: algunos se lo tomaron al pie de la letra.

El ladrillo está al llegar en los dos miles. Para aderezar tan animado debate únanse los esfuerzos de los ya decadentes portales con la avalancha de las redes sociales. El mundo 2.0 y el periodismo digital. Todo a través de Twitter, Facebook e Instagram. En esas estamos a excepción de que el concepto periodismo se apeó de la digitalización no por deseo propio sino por el caprichoso azar de la dictadura de las audiencias. Los gurús digitales caen en la cuenta de que el español no paga a cambio de contenidos. El español es, en todo caso, el contenido y el continente de la narrativa. El que consiga ser cronista del hoy ganará la épica periodística del ego hispano: algo tan sencillo como recuperar al pregonero de la actualidad.

 

 

Del botijo a la fregona: una aventura hidráulica

Desde “el que inventen ellos” a la investigación y desarrollo (I+D) han pasado unos años preciosos que hicieron perder un tiempo precioso a los preciosos y apreciados inventores españoles. Manuel Jalón Corominas (1925-2011), inventor de la fregona, y los originales Gabriel Pinto y José Ignacio Zubizarreta (Universidad Politécnica de Madrid), plasmadores de la ecuación diferencial que explica el complejo funcionamiento del botijo. Muchos inventores quedaron en el camino del talento desaprovechado; algunos marcados por el ostracismo en su presente y otros, embaucados por el beneficio empresarial.

Manuel Jalón, ingeniero aeronáutico, recapacitaba sobre el autogiro de De La Cierva bajo el influjo de una cerveza apoyada sobre el borde de la mesa. En un lamento, porque no podía aplicar sus estudios en los ambientes aéreos, derramó el líquido sobre el inmaculado suelo.

Fregona de la empresa Rodex de Jalón
Manuel Jalón Corominas, inventor de la fregona

Cuando el movimiento centrífugo del autogiro se le vino a la cabeza imitando las aspas del artilugio, imaginó el efecto secante de la rotación. Aplicada a un trapo la succión sería magnífica y las posibilidades de autosecado por fricción hicieron el resto del “Eureka!

La hidráulica ha sido desde siempre un socorrido evento de ocupación laboral en España. El dictador Franco, con gran re-visión en la ingeniería civil y de la pertinaz sequía, dedicó su tiempo libre, además de la firma de ejecuciones sumarias, a la construcción de presas y pantanos que vaciaban y vacían con presteza los transvases, ríos y cuencas. El gran Juan Benet, autor de Herrumbrosas lanzas, ejecutó planes hidráulicos con otra intención, más bien romana con el fin de realizar una política justa de reparto del bien escaso. La conexión con el botijo está hecha. El embalse a escala.

El almacenamiento ha sido desde siempre tónica imperante en evolución tecnológica que se preste. La acumulación del líquido elemento es a priori sencilla. Solo basta un recipiente y agua. No obstante, cuando se busca un plus en las cosas se anhela un más allá. En este caso se trataba de mantener el agua fresca.

Estas tres ecuaciones diferenciales que desarrolló Gabriel Pinto vienen a explicar, en muy resumidas cuentas, que la masa de agua es proporcionalmente más fría a medida que aumenta su volumen y más caliente a medida que disminuye. José Ignacio Zubizarreta, profesor también de Química en la Universidad Politécnica de Madrid, proporcionó el factor calor de radiación. Este es el elemento determinante para evaporar el agua: a menor cantidad de agua más cerca de la temperatura ambiente. Al margen de ciclogénesis explosiva, tormentas tropicales y medio-pensionistas huracanes

Ecuación diferencial del botijo

 

La capacidad de inventiva de estos tres científicos no es inferior a la de cualquiera de nosotros. Se acerca, sin embargo, de forma directa a la ebullición del talento; en las postrimerías de la agilidad mental se encuentran cogidos de la mano talento y condiciones ambientales que conjugan alguna posibilidad al advenimiento del Eureka! Casualidad o causalidad.

 

El impulso creativo está sumido en los dominios de las musas. Esa excusa que todo creador lanza a la carencia de pensamiento original, constructivo y a ser posible divergente. Y lejos del nefasto pensamiento único tan cacareado en los 90′. La fregona y el botijo dan fe de ello bajo el mando de lo transgresor. Que no inventen ellos.

Fuente: Chemical Engineering Education

 

Albores y Devenir: Evolución tecnológica-involución laboral

factoría china procastinadora

La evolución tecnológica ha sembrado de cadáveres el mercado laboral desde tiempos inmemoriales. Siempre ha sido así y será repetido un poco más allá de los albores y el devenir, esas ciudades-estado conocidas antaño que se encuentran en la medianía del Porvenir. Dos ciudades que nos avasallan en esta nueva revolución industrial bajo la promesa del confort

 

Los Albores y el Devenir son localidades del futuro-pasado donde no existe el paro, donde la tecnología está al servicio de los humanos. Son la esperanza de muchos que piensan en la Gracia de las nuevas tecnologías. Son la desgracia de los inadaptados tecnológicos o de los madrugadores curritos pobladores de polígonos industriales en desuso que a golpe de despertador dirigían sus pasos en la madrugada fría hacia una factoría de fresadoras, macho pilón y martillo neumático.

 El cobre dio paso a la fibra óptica, una tecnología rápida y estable que asegura comunicación perenne a precios caducos. En la era del cobre las averías eran diarias y con ellas se asociaban miles de trabajadores: instaladores, técnicos, ingenieros. Un instalador de fibra óptica cobra 600 euros/mes. Un instalador de cobre en el 2000 estaba cerca de los 2000 €. Similitudes con el ladrillo.

El carbón nos calentó a base de encina: esquilmábamos los bosques. Ya no quedaba materia prima. Compramos petróleo bajo intereses geoestratégicos que matan en guerras bajo demanda en el Golfo ya sea pérsico o de Barein. La energía atómica no contamina a priori pero levanta pasiones entre los anti-progreso nuclear-no-gracias que alimentan verdes barcos con el limpio gasoil. El viento, que es de todos, acumula molinos a lo largo de la geografía patria que incitan a una cierta embestida quijotesca y a una denuncia por el impacto medio ambiental y el escaso rendimiento. El fraude de los paneles solares pasó a los anales de la picaresca: generación eléctrica por las noches. Si Quevedo levantara la cabeza.

La electricidad sigue esperando para asestar un golpe programado al petróleo: todo está calculado. Los países árabes quieren asegurar su ostentación y EEUU, facilitadora, niega el cambio evolutivo por miedo al macro reajuste que occidente sigue dilatando.

La imprenta, el offset, Corel Draw y Photoshop. Gutemberg, en un ataque de ingenio, simplificó la edición dejando fuera a los escribas. El libro casi extinto en favor del e-book. La prensa online. El papel en desuso agradece a la masa arbórea los servicios prestados. Algo ganamos en el cambio. Ya no se puede decir que la tormenta ácida es culpa del libro.

La máquina de coser dio trabajo a múltiples factorías. Las tejedoras manuales pasaron a coser a máquina pero ya no eran necesarias tantas manos. Hoy día los patrones textiles están informatizados bajo modelos estándar de medidas asentadas en gustos gays y que dan precariedad laboral a Bangladesh. Niños a dolar diario que morirán de fibrosis quística a los 30

Antes viajábamos con mapa y callejero llegando al destino a tiempo y sin mayor retraso. Ahora el GPS hunde en la miseria al mapa con el habitual fracaso de no encontrar el lugar ansiado que Google sitúa en las postrimeros márgenes de ningún-sitio

En los albores y en el devenir se hallan juntos de la mano la alegría del desarrollo y la amargura que denosta la mano obrera: en el XIX los niños trabajan desde los cuatro años. Ahora tenemos ninis hasta los 40. Hasta que llegue ese día en que los los robots trabajen por nosotros habrá que asumir un reajuste o una reconversión todavía no calculada o silenciada por un impacto social de alto coste.

La primera y segunda revoluciones industriales dejaron en las cunetas a leñadores de encinas que nutrían chimeneas y desarrollaban carbón para mover locomotoras. A máquinas de coser Singer que tejían kilómetros de telas. A cables de cobre apantallado que recorrían kilómetros por tierra, mar y aire y, que todavía, cuelgan peligrosamente de múltiples fachadas. A trabajadores-persona que sienten como la materia y no la esencia inunda el mundo de la empresa.

 

 

Milenarismo energético va a llegar

Fernando Arrabal (Ceuta, 1935) popularizó el concepto milenarista cuando solo las “castas” nobles adivinaban de qué se trataba. No es tanto el final de los tiempos artísticos o el advenimiento de lucifer a la tierra lo que nos trata sino cómo la necesidad de regeneración artística y, en este caso, tecnológica nos deviene en un futuro cargado de similares diferencias sociales a las actuales. La electricidad como lapso energético falsamente limpio y el supuesto fin de las energías fósiles está al llegar.  

En el mundo de los transportes se dijo que el diesel se va a acabar y  la gasolina prevalecería durante unos años a razón de su inferiores emisiones contaminantes. Las pilas niquel cadmio abrirán una amalgama de nano posibilidades de almacenamiento que estrangularán poco a poco a los países en vías de desarrollo. Eso, al menos, dicen los visionarios de Endesa e Iberdrola.

La modularidad de los medios de transporte encrastrados unos en otros es una realidad que, como nos dicta el ejemplo del TEB (Transit Elevated Bus) visto en la 19th Exposición de tecnología de Pekín, algo ayudará a la descongestión del tráfico rodado y a unas menores dosis de CO2

TEB
The Transit Elevated Bus (TEB)

Los vehículos eléctricos llaman a la puerta de los incrédulos del petróleo sin prever que la generación de la energía no es, a día de hoy, limpia. Todavía funcionan centrales térmicas que arrojan cerca de 40 millones de toneladas de dióxido de carbono. Ni que decir del todavía pavor a la energía atómica: no contamina en acto pero sí en potencia.

La pila de hidrógeno, la energía eólica, la energía solar: son soluciones limpias pero que también provocan daños colaterales. Medioambientales y picaresca de leyenda urbana: buitres estrellados contras las aspas; granjas solares alimentadas por la noche con motores de explosión, diesel, para más datos.

Solar energy
“te echamos” de menos porque nos faltaron tejas

Los campos patrios están repletos de molinos de viento que muchos asocian a Don Quijote pero más parecen gigantes atacando a las otroras veleidades del extinto imperio español. El molino de viento ha sido una constante en la península pero con objetivos bien distintos. Antes los sueños de grandeza se amilanaban con medidas útiles para el quehacer diario. Moler trigo y sacar agua. Ahora se pretende recuperar lo contaminado. La capa de ozono no opina igual a pesar de que desde 2000 está “sufriendo” una paulatina mejoría ya que la concentración de CFC (Clorofluorocarbonos) se está reduciendo a ritmo del 1% anual. El agujero supone, aun así, 29.000.000 de kilómetros cuadrados

Ozone

¿Cuál es la verdad energética?: La cifras del petróleo son optimistas. Todavía queda. Además, Donald Trump está preparando una invasión de tipo imperialista a algún país cargado de reservas de petróleo o gas para, de esa forma, encarecer el precio del barril en sus últimos estertores. El lobby de la electricidad deberá esperar al colapso milenarista de Arrabal