Víctor Palomo, leyenda aqua-asfáltica

Víctor Palomo (1949-1985) fue un pionero en las grandes cilindradas. Campeón del mundo de esquí acuático a los 21 años de edad, también probó el motocross aunque se vio lanzado al mundo de las 350 centímetros cúbicos primero y, más tarde, 750 cc de dos tiempos. Eso sí que eran motos. Con dos amortiguadores traseros y freno de disco de una sola pinza. Detrás solían llevar freno de tambor. Hoy sería impensable.

victor palomo tumbando

Trazaba las curvas sin descolgarse y por tanto eran más amplias. No obstante, en aquel entonces nos parecía espectacular. Tuve la ocasión de verle en el circuito del Jarama. Yamaha confiaba en él. En aquella época los pilotos se costeaban casi todo el equipo, incluida la motocicleta, que era prestada y debía ser devuelta en buen estado.

Pionero en las grandes máquinas nos dejaba boquiabiertos cuando aceleraba. Al trazar las curvas, nos parecía normal que no tumbara en el ápice pero es que en aquella época no existía la opción de deslizar, de derrapar. Los americanos seguían haciendo Dirtrack

dirtrack

Víctor era simpático. Muy buena persona. Y desgraciadamente la diabetes se lo llevó por delante. Siempre recordaremos su figura. Con sus gafas. Con sus ganas de vencer. Hoy podría ser un magnífico director de equipo en MotoGP. Incluso en Fórmula 1. De nuevo la enfermedad nos hace perdernos grandes hazañas.

 

 

Anuncios

Una poesía encima de la moto

Todavía recuerdo cómo Kevin Schwantz hacía rugir la Suzuki Lucky Strike. Ahora nos sorprende que sigue colaborando con la marca japonesa. A sus 50 años continúa en forma. Sus trazadas son inconfundibles. Motores de dos tiempos que desde aquí huelen a Castrol. Y una trazada inigualable. Sus piques con Wayne Rayne fueron épicos.

Schwantz Moto

Una poesía encima de la moto. Un rubio que todavía nos levanta el ánimo, ahora que las cosas no van precisamente bien. Motociclismo y solo motociclismo.

Los propulsores de dos tiempos eran más ligeros, menos potentes pero igualmente agresivos. Recordamos la trifulca de las configuraciones Big-Ben. Ahora ya en desuso. Mientras tanto disfrutamos con el equipo Suzuki:

Caetano Veloso, el sur y Social Media Decisión

Hoy nos hemos trasladado al Sur de Madrid, ese sur lleno de vida, ese sur del que procedemos. Hemos visto aviones, trenes, taxis, autobuses; solo nos ha faltado un barco; ese barco que tanto echamos de menos.

Un viaje en búsqueda de la felicidad. Un viaje en busca de prosperidad. El sur, siempre el sur. Caetano Veloso explica el sur en profundidad. Salvador de Bahía, qué recuerdos.

caetano

Ahora, mirando atrás sin ira. Vemos en la lejanía una playa desierta. Un mar en calma. La sonrisa de un niño. Una mujer, del sur, vestida con tan solo un pareo. Y vuelve a venirse a mi cabeza el sur. Siempre el sur. Con sus gentes. Ahh, Salvador de Bahía, cómo te echo de menos. Meninos da rua, a los que invitábamos a perritos calientes. Siempre el sur. Con sus gentes, con su inmensa felicidad. Sabemos que no hay nada tecnológico en ese artículo pero es que tenemos el día Sur. Tenemos el día de terciopelo. Amor, siempre amor. Besos, siempre besos. Y ya sabéis besos 2.0

Y cómo siempre, aprovecho la ocasión para promocionar a los amigos de SMD

SMD

Stanley Kubric, Deisy Deisy

Si un director de cine puede dejar marca es Stanley Kubric (julio 1928 – marzo 1999). Aprendimos de él qué es la gravedad cero. Qué es una explosión en el espacio exterior. Qué es el infinito. Personaje con un carácter especial, Jack Nicholson no habla muy bien de él. Y no digamos Tom Cruise o Nicole Kidman. Exigía demasiado. Fanático del cine, jacobino de la ficción y, sobre todo, amante del arte.

Un artista al fin y al cabo que, si os decimos la verdad, nos atrae bastante más por sus Senderos de Gloria que por 2001, una odisea en espacio. Nada que ver con la ciencia ficción y sí con un pasado atroz de barricadas, de líneas Maginot; hombres que caían a cientos por la inconsciencia e inconsistencia de unos mandatarios apegados al ingreso de divisas, a su fácil máquina de hacer dinero, al tremendo nacionalismo. (Todos sabemos que no hay fronteras)

 

Stanley Kubric
Stanley Kubric
Senderos de gloria
Senderos de gloria

No creemos que sea muy amigo de las Redes Sociales pero sí sabemos que es el director que nos ha hecho vibrar, que acertó con su análisis del futuro; un poco kitsch, pero al fin y al cabo futuro. Futuro que ya está aquí.

No creemos que sea un amante de las redes sociales. Más bien debía estar sumido en una biblioteca en los highlands. Con numerosos volúmenes de Julio Verne, con grabaciones de Fritz Lang y algún que otro artículo de The Times.

El ejemplo de su apabullante personalidad puede describírnoslo Shelley Duval, Wendy Torrance en la película El Resplandor. Terminó de los nervios por la exageradamente exigente actitud de Kubrick en las frías noches de Oregón. El gesto desquiciado de la actriz de Houston no es un artificio de la profesión sino una reacción natural y real ante el déspota del celuloide. Repeticiones incansables de tomas. Falta de descanso en el equipo. La perfección tiene un precio. Nicole Kidman y TomCruise lo saben.

 

Hal 9000 nos observa cuidadosamente en un mundo sin fronteras. En una crisis que empieza a ver la luz. ¿Qué nos diría Hal? Deisy, deisy… Paranoia de unas baterías a punto de fenecer.

Hal 9000
Hal 9000

Un director maldito que nos enseñó a valorar el travelling, con su steady cam y ya de paso, para los más pequeños, con el Cinexin. Este último queda como recuerdo ineludible en ese eterno retorno del arte, de cine. Aunque sea un juguete donde el pato Lucas evolucionaba con Mickey Mouse al tiempo que la canoa se desmontaba en milésimas de segundo.

 

cinexinsteaady cam

El arte por el arte. Aquí Benito Jerónimo Feijoo vería las lágrimas de la lluvia resbalar por el cristal de la calesa. Un Feijoo que posiblemente tenga una raíz común con Stanley; el beneplácito de las musas, el talento del escultor en bruto. Almas gemelas que hoy estarían forzosamente en redes sociales. Y darían a conocer su arte, sus productos a través de la comunidad online virtual

 

 

Emile Cioran: un filósofo de las redes sociales

El último día de clase hablamos de filosofía. Y nos preguntábamos si Emile Cioran, en caso de vivir hoy, sería asiduo usuario de las redes sociales. O, como le gustaba decir a Kant, sería un juicio sintético. A posteriori quizá no tanto. El caso es que, con toda seguridad, Emile Cioran estaría presente en las redes sociales.

Emile Cioran

Fatalismo ilustrado en un devenir negativo y que, con poca o mucha razón, no terminó con su vida. Ahora, con el paso del tiempo, vemos lo fútil de su ideario pero, no obstante, apreciamos, en esa mirada, un gesto de satisfacción. Una mirada lejana y para nada preocupada de su destino. Sí, indudablemente, sería usuario de las redes sociales.

Si no estás en redes sociales no eres un ser, eres un no ser

Inviernos duros como este, inviernos gélidos que nos hacen estar delante de la computadora nos obligan a pensar en los demás, necesitamos tocarles aunque sea virtualmente. Aunque sea con besos 2.0

Una red social no nos da la vida, tampoco nos la quita. Sólo nos acerca un poco más a los nuestros. Evita esa distancia que nos separa de los demás. Ahora, en tiempos difíciles, se hace más necesario vernos, olernos, querernos aunque sea en la distancia.

El periodismo digital es una necesidad dentro del devenir. Y no voy a citar a Juan Benet ni a Gustav Mahler. Hoy cito a Emile Cioran. ¿Qué twitearía  Emile Cioran?:

Ser o no ser.

        …. Ni lo uno ni lo otro  (pag. 148, de “Ese Maldito Yo”)

Convencido de que los aforismos de Emile Cioran encajarían perfectamente con la fugacidad de Twitter su imagen, con esa mirada hacia el profundo abismo del no ser, se transfiguraría en activismo digital, sería un auténtico Trending Topic diario. No me puedo imaginar al filósofo rumano haciendo arder Twitter, Facebook, Linkedin, Pinterest, Tumblr.

Reputación y Redes Sociales

Hace tiempo que las redes sociales me tienen encandilado. Y hace no tanto que me vi abocado a lanzar besos virtuales, besos 2.0 cada mañana. El equipo de SMD (Social Media Decisión) atraviesa ese campo de opiniones con el deseo de dar sentido al periodismo digital.

Metáforas e hipérboles para llegar a un mismo punto:

¿Necesitamos gestionar nuestra presencia en Internet?

La respuesta es rotunda. Nuestra reputación está en juego y yo de aquí no me muevo, como dirían Les Luthiers. Nada más rápido que lanzar por Facebook bulos, mentiras o exageraciones. El mal está hecho. Y de forma casi-casi inmediata nuestra reputación cae en picado. Es urgente. El dolo que se causa será de magnitudes bíblicas. Sí, es una exageración. Si no nos crees echa un vistazo a Wendy´s en Estados Unidos:

wendys2

Desde SMD nos dicen que no entrarían en Wendy´s. Por ello, precisamos dar un respuesta inmediata a las crisis de reputación. No todos los empleados de Wendy´s son así de, por decirlo suavemente, sucios. Pero sí que el daño de una fotografía compartida puede hacernos perder millones en minutos.

Es urgente. Arduos y veloces debemos frenar y/o remediar una crisis en nuestra reputación. Y no solo remediar sino vender, publicitar nuestra marca.

Para eso se ha creado SMD. Es un equipo entusiasta. Con ganas de comerse el mundo 2.0 y 3.0. Contacta con nosotros. Te posicionaremos SEO y SEM. Saldrás el primero en Google. Es muy fácil. Tu presencia en la red saldrá beneficiada y en poco tiempo tus ventas o tu presencia en Internet se multiplicará

SMD

Ya sabes dónde nos puedes encontrar. A la izquierda, al final del pasillo. Estamos ahí donde las ilusiones generan besos virtuales en este mundo tan precariamente repartido. Os esperamos a la vuelta de la esquina virtual. Frente al portátil o frente al PC. Con un café o sin él. Animaros, que ahora tenemos descuentos. Que estamos de rebajas.

Interesante documento de la2, Eduardo Punset:

¿Tarkovsky usaría Redes Sociales?

Cayó en mis manos, por casualidad: la película Solaris. Y ahora me pregunto si Andréi Tarkovsky (abril 1932 – diciembre 1986) sería un acérrimo usuario de Redes Sociales. Cuando cayó en mis manos Solaris no pude salir del asombro en muchos días. Una estética futurista que, a pesar de vivir en la CCCP, nadie hubiera imaginado. Y también nos preguntamos si él hubiera subcontratado los servicios de SMD, nuestro negocio hermano.

Andrei_Tarkovsky

Rozo el paroxismo cuando alcanzó su estética. Sin parábolas, sin metáforas. Estética, sólo estética. Y daría el dinero, que no tengo, por compartir unas palabras con él. Y es que dicen que los rusos y los españoles tenemos muchos rasgos en común. Uno de ellos, volviendo a lo mismo, serían las redes sociales. Y es que a veces uno se viene abajo. Uno recuerda su formación y siempre la encuentro esquiva. Cuánto me hubiera gustado charlar unos segundos con Andréi Tarkovsky.

Volviendo a las redes sociales: ¿qué necesidad tendría Andréi de contratar los servicios de SDM? La respuesta es sencilla. Sus películas disfrutarían de una mayor difusión. Los cinéfilos podrían charlar con él. Yo, como buen jacovino, establecería un curioso diálogo con él, twiteando, por supuesto.

social media people

Ahora, que el hambre aprieta, nos preguntamos a todas horas: ¿qué necesidad tendría Andréi de transmutarse en las redes sociales?. Es claramente, un rebelde. Ahora, precisamente ahora, las redes sociales ayudan a divulgar sin vulgaridad. A pronosticar sin redes estocásticas. A pensar, de qué manera puede una empresa monetizar en el nuevo Periodismo.

Anímese, persona, empresa, vegetal o mineral.

Mientras tanto, aquí van unas gotas de Solaris: